Hacer un curso de surf juntos es bueno para tu relación de pareja

Hacer un curso de surf en pareja tiene más ventajas que desventajas. Sobre todo si comparamos algunas circunstancias de esta manera de disfrutar del deporte de las olas con las propias de hacerlo en solitario. 

A continuación repasamos las claves principales de surfear en pareja. Toma nota. 

Hacer surf con tu pareja favorece vuestra vida en común

Según los datos facilitados por European Surfing Federation, en Europa practicaban el deporte de la tabla las siguientes proporciones de género: 15 % de mujeres y 85 % de hombres. Por lo tanto, es más fácil, por una cuestión de estadística, que, cuando se aprende surf en pareja, sea el hombre quien haya involucrado a la mujer.

Aunque también existen algunos inconvenientes para la vida de pareja asociados a esta afición, hemos de reconocer que compartirla facilita mucho las cosas. Ten en cuenta que, si a tu pareja no le gusta el surf, es difícil que comprenda los madrugones o las visitas a distintas playas para buscar las olas idóneas. 

Las discusiones que puede generar la incomprensión de esta forma de vida te las ahorrarás si estás con alguien que disfruta de ella igual que tú. Entenderá tus desvelos y que pongas el surf como una de las prioridades de tu vida. Hasta podréis organizar el surftrip que prefiráis. Por lo tanto, esta pasión no tiene por qué, como sucede cuando no se coincide en esta afición, hacer que la relación se resienta.

Además, destacamos poder entenderse en el lenguaje técnico del surf y comentar la actualidad relativa a las competiciones y sus participantes. 

Una vez estás en el agua

Por otro lado, cuando ya os adentráis en el mar, es importante que planifiquéis algunas cosas. Recuerda que tener distintos niveles de pericia sobre las olas puede llegar a complicar las cosas. Sobre todo si esta diferencia perjudica la evolución de la persona más habilidosa. Esta, por su parte, tiene que evitar mostrar un carácter autoritario en caso de que se erija en una especie de entrenador. 

En todo caso cada cual ha de ser consciente de su nivel actual para no fastidiar las olas al otro. Por otra parte, dos surfistas juntos se hacen respetar más que uno solo, por lo que encontrarán con más facilidad su espacio para entrenar en el mar. Aparte, imagina que uno de ellos, por cualquier circunstancia, no puede entrar a las olas algún día. En este sentido, podrá hacerle fotos al otro mientras surfea, lo que siempre supondrá poder contar con esos gratos recuerdos el día de mañana. 

Si la categoría de los surfistas es similar, se generará una sana competitividad entre ellos, la cual irá en beneficio de sus rendimientos. 

En definitiva, te animamos a hacer surf en pareja como otro aliciente para disfrutar de una convivencia saludable. 

imagen

De Yako Surf Eskola cursos surf 0 Comentarios

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *